El día que Michael Jackson se escapó de un shopping porteño en un Renault 12 – Clarín.com

0
14
El día que Michael Jackson se escapó de un shopping porteño en un Renault 12 – Clarín.com

Con el anuncio de la próxima visita a la Argentina de sus hermanos Tito, Jermaine, Jackie y Marlon, para presentar el 21 de marzo en el Luna Park el espectáculo Seeing The Jacksons, resulta inevitable el recuerdo del paso del Rey del pop por nuestro país, hace poco más de 25 años. 

Aquella visita de Michael Jackson había estado estuvo precedida por un par de años de negociaciones, durante los cuales entre otros empresarios que intentaron traerlo se destacaron Daniel Grinbank y Héctor Cavallero, quien finalmente se quedó con el privilegio de hacerlo.

Como poco antes lo había hecho en la 27 edición del Super Bowl, el 8 de octubre de 1993, el cantante apareció en escena de modo sorprendente, petrificado en su chaqueta dorada y negra de tipo militar, con sus gafas oscuras, para enseguida arrancar con Jam y poner el Monumental a vibrar. La escena se repetiría el 10 y el 12, con un repertorio de unos 15 temas, en tres noches inolvidables.

Dangerous. El paso de Jackson por la Argentina fue parte del tour de presentación del álbum editado en 1991.

Dangerous. El paso de Jackson por la Argentina fue parte del tour de presentación del álbum editado en 1991.

Sin embargo, lo más llamativo ocurrió fuera del escenario, desde diez días antes de su llegada, cuando, según suele contar Cavallero, Jackson anunció que como se aburría en sus vacaciones suizas, había decidido anticipar su viaje a nuestro país. Alojado en el actual Four Seasons, el monarca del pop, entre otras cosas, se encargó de “molestar” a los huéspedes, porque tocaba el arpa en el primer piso, y logró que cerraran un parque de diversiones para él solo. 

Pero si hay una anécdota que seobresale, es la de un paseo por Patio Bullrich, que terminó de la manera más desopilante. “Uno de los días de su estadía, le digo a los guardaespaldas de Michael: ‘No van a salir a ningún lado, no se van a mover’. El no quiso la limusina, y le pusimos una camioneta a su disposición. Hasta ahí todo bien. Salgo del estacionamiento del hotel, doy la vuelta, paso por la puerta del Patio Bullrich y me encuentro con un escándalo descomunal. Dije: ‘Este se fue para ahí’. Dejo tirado el auto, me bajo, y me meto al shopping a ver qué pasaba”, comenzó con su relato Cavallero.

Newsletters Clarín

En primera fila del rock  |  Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

“Por supuesto, estaba en un local, que ahora no existe más. Mientras, 250 personas estaban enloquecidas haciendo temblar los vidrios. Y él matándose de risa en uno de los vestidores del local. Le digo: ‘Vos te reís, pero ahora no sé cómo salimos de acá’. Los diez guardaespaldas que tenía estaban con una cara de susto… No podían controlar la situación. Ahí me pregunta: ‘¿Qué hacemos?’ , y le contesto: ‘Esperá; vamos a buscar una solución’. Hablo con la policía, con sus guardaespaldas… Y me entero que al lado de ese local había una puerta que iba directo al estacionamiento”, dijo.

Y avanzó: “Hicimos un cordón con la policía y los guardaespaldas. Cuando salimos volaba todo. Un escándalo. Llegamos a la puerta, nos metemos, bajamos por la escalera y cuando llegamos al estacionamiento me doy cuenta que no tengo el auto ahí. ¡Estaba en la calle! Y la camioneta también”.

Al instante, Cavallero detalló el momento más increíble de su historia. “Un señor, con un Renault 12 colorado, salía del estacionamiento. Lo paro y le digo: ‘Sacame de acá’. Le abro la puerta, le siento a Michael Jackson al lado y yo, atrás. El tipo giró la cabeza, lo miró y no lo podía creer. Y salimos. Esto es para hacer una película… Si lo contó, seguramente nunca le creyeron. No sé. Nunca más tomé contacto con él”.

“Tenía 10, 12 años… Arriba del escenario tenía todo el brillo, todas las luces y la capacidad que quieras. Pero abajo era un chico; quería jugar”, concluyó Cavallero, en un programa conducido por Marcela Tinayre.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here