El dólar volvió a sumergir a las empresas en un mar de dudas – La Voz del Interior

0
54
El dólar volvió a sumergir a las empresas en un mar de dudas – La Voz del Interior

Sobre llovido, mojado. Las nuevas turbulencias cambiarias aparecieron en medio de un nivel de actividad menor que el esperado para este arranque del año, período donde no pocos empresarios suponían que comenzaría a verse el piso de la recesión antes del rebote de la cosecha gruesa.

Esa inestabilidad con la divisa norteamericana quizás se nota más porque se produce en la apertura de un proceso electoral que pondrá en juego la confianza en un gobierno con más errores que aciertos en su objetivo de dominar la “pesada herencia”, en particular el aumento del costo de vida.

“Es válido aclarar que todos los movimientos del tipo de cambio no implican una corrida cambiaria, pero todas las corridas cambiarias implican un movimiento del tipo de cambio”, advierte el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) a través de su economista Bruno Panighel.

Parece un señalamiento obvio, pero no es así.

Cuando el dólar alcanzó el jueves una cotización récord de 43,40 pesos, poco importó que el precio estuviera todavía dentro de las bandas cambiarias fijadas por el Banco Central en acuerdo con el Fondo Monetario Internacional antes de que se produzca una intervención efectiva en el mercado de divisas.

Por el contrario, de inmediato en el tablero de control empresarial apareció el recuerdo del terrible 2018, con el peso argentino ardiendo en una hoguera devaluatoria que se llevó la mitad de su valor y el salvataje del FMI.

Todo eso ocurrió entre junio y septiembre, apenas seis meses atrás, razón por la cual el quiebre de la pax cambiaria tras el feriado de Carnaval reavivó las dudas sobre un plan acotado que por ahora sólo intenta controlar la divisa y morigerar la inflación hasta que llegue el golpe anímico de una promisoria cosecha gruesa.

“El Banco Central pone mucho esfuerzo en llevar a cabo su objetivo de control de agregados monetarios convalidando subas de la tasa de interés para absorber más billetes del mercado, pero después se ve atado de manos frente a repentinas subas del tipo de cambio, con poco volumen negociado”, dice el Iaraf. Alude así al controvertido cierre de los mercados del jueves. Ese día, con una compra de apenas siete millones de dólares, la divisa saltó de 41,80 a 42,50 pesos en cinco minutos.

En el análisis de Panighel, vienen días diferentes para conjurar la inestabilidad. “Todo indica que el BCRA será más agresivo para controlar los mercados. Esta semana absorbió más que lo anunciado en las subastas de Leliq, convalidó subas de tasas de interés e intervino en el mercado de futuros de dólar para calmar expectativas de suba”, apuntó.

Además, anunció una innovación en la operatoria de Leliq: habrá dos licitaciones diarias (a las 11.30 y a las 14.15) para mejorar la liquidez bancaria y el corredor de pases será potencialmente más pequeño, indicó.

Guido Sandleris, el titular del BCRA, asumió el compromiso, ante una Casa Rosada preocupada por el malhumor social, de frenar el dólar como sea. En cuatro días de esa estrategia, sacó de la plaza 149 mil millones de dólares, convalidó una tasa del 59,06 por ciento y logró arrastrar el dólar a 41,20.

Para el futuro, se propone un pasillo más angosto en el sendero de no intervención, lo que implicará reducir el ajuste de la divisa del dos por ciento al 1,75 mensual. Marcelo Capello, presidente del Ieral-Fundación Mediterránea, consideró necesaria esa reducción sustancial del margen superior de modo que no se ubique en el 30 por ciento de diferencial con el piso, sino que se mantenga en el 15 por ciento.

Central. Para frenar el dólar, las tasas volvieron a rozar el 60%. (La Voz)

Tomar medidas concretas

También Sandleris piensa inundar la plaza con dólares del FMI y con los que comience a mandar la soja. El Ministerio de Hacienda deslizó que la cosecha gruesa volcará 25 mil millones de dólares, de los cuales 17.200 serán aportados por el “yuyo”, la soja.

Aunque para Capello pueden nacer los corderos pero no ir para el corral que espera el Gobierno. “El aumento de la inflación y de las expectativas de devaluación del peso, que ocurrió en las últimas semanas, podría llevar a una mayor retención de granos por parte del agro, y de esa manera no se plasme la que apunta a ser una excelente cosecha en una mayor oferta de dólares en el mercado”, advirtió.

Para eludir este eventual problema, Capello consideró que el Gobierno debería aplicar incentivos que lleven a los productores y a otros agentes económicos con ahorros tanto en moneda extranjera como en silos bolsa a realizar inversiones o compras de bienes durables en los próximos meses.

Con este fin, “puede ayudar una disminución transitoria de impuestos (por seis meses, por ejemplo) para la adquisición de inmuebles nuevos o en construcción, maquinarias, equipos y automóviles fabricados localmente, de modo que apure las decisiones de compra, dejándose de recaudar algunos impuestos que, de todos modos, en otro escenario difícilmente se obtendrían”, explicó.

El Gobierno no tiene otra que mostrar que está activo en esto y que habrá dólares. Es la nueva madre de las batallas. “Con los números no muy claros para las elecciones de octubre y sin restricciones para emigrar, los fondos de inversión ya hicieron mucha diferencia y empiezan a salir. Enero fue récord en fuga de capitales”, evaluó un funcionario del Gobierno de Córdoba que sigue muy de cerca la economía y el mercado financiero.

Reacciones empresariales

Entretanto, en las empresas locales la inestabilidad cambiaria disparó las reacciones instantáneas asimiladas en otros ciclos. Las listas tradujeron los nuevos precios en los insumos industriales dolarizados, pero en un contexto de caída de producción y ventas.

“Estamos con muy poca producción, así que por ahora no nos complicó tanto”, comentó un autopartista afectado por la caída de la demanda de las terminales. “Completamos un bimestre cercano a lo que habíamos presupuestado. Para ver marzo hay que esperar el 15. Para mí el año va a terminar siendo similar a 2018”, agregó un proveedor siderúrgico.

En el desarrollismo, una de las grandes compañías apuntó que las ventas superan a las previstas dos meses atrás, pero que “están por debajo de hace un año”, indicó un vocero. El sector se paraliza casi instantáneamente con las subas del dólar, pero en este caso algunos ejecutivos esperarán antes de avanzar en decisiones. “Venimos ajustando un tres por ciento mensual en pesos en los últimos meses”, apuntó un empresario.

Otro colega, más enfocado en los inmuebles de alta categoría, reconoció la existencia de un parate absoluto. “Sí hay muchas consultas”, agregó. “Las operaciones que hay son puntuales, no hay mercado”, agregó un corredor inmobiliario de la zona norte.

En el comercio mayorista, absorber el dólar y no tocar las precios ya se han tornado prácticamente inviables. “Febrero estuvo dentro de lo calculado para llegar al objetivo. Hay que ser muy competitivo, sacrificar margen, porque la torta cada vez es más chica. Marzo viene complicado por la volatilidad del dólar; dependemos de él”, dijo un importador.

En la industria alimentaria, con la mitad de los insumos dolarizados, también habrá una cauta espera para ver si definitivamente cambió el valor del dólar.

Existen, asimismo, particularidades. A nivel de la industria láctea, por ejemplo, “el consumo está en caída, pero también está en caída la producción, entre un 20 y 30 por ciento”, dijo un fabricante. Los precios aumentan en ese nivel, pero no hay oferta por falta de materia prima, explicó.

“Esto se va a revertir el mes próximo con el aumento de producción y va a ser un problema si no se exporta porque va a sobrar mercadería para el mercado interno”, añadió la fuente.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 10/03/2019 en nuestra edición impresa.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here