El argentino Daniel Barenboim dirigió la sinfónica de Berlín para celebrar los 30 años de la caída del muro – Clarín.com

1
35
El argentino Daniel Barenboim dirigió la sinfónica de Berlín para celebrar los 30 años de la caída del muro – Clarín.com

El pianista y director orquestal argentino-israelí Daniel Barenboim, figura universal de la música clásica y símbolo de la conciliación política, dirigió este sábado la Quinta Sinfonía de Ludwig van Beethoven en la emblemática Puerta de Brandenburgo, durante la celebración por los 30 años de la caída del Muro de Berlín, acaso el símbolo mayor de la Guerra Fría.

Barenboim ya había dirigido un concierto similar al que ofreció en la noche alemana en los aniversarios 20 y 25 aniversario de la caída del Muro, tras la que se precipitó la caída de la República Democrática Alemana (DDR) para avanzar hacia la Reunificación alemana. No es la única intervención política de la música de Barenboim, que se convirtió en uno de los estandartes del predicamento por el diálogo político en el conflicto de Medio Oriente.

El motivo inicial del primer movimiento -cuatro notas-, tocado por la sección de cuerdas y los clarinetes al unísono -uno de los fragmentos más célebres de la historia de la música, a cargo de la orquesta Staatskapelle, de la que Barenboim es director general desde 1992-, alcanzaron para establecer que la interpretación de la obra del compositor alemán (de la que en 2020 se cumplirán 250 años de su nacimiento) iba a estar impregnada por el temperamento musical del director argentino.

Sobre la forma de interpretar a Beethoven, Barenboim precisó a Télam que, justamente en aquellas obras con la naturaleza y estructura de la quinta sinfonía, “es imprescindible tener una construcción estratégica” porque, aseguró, “el intérprete tiene que tener en mente la última nota de la sonata antes de tocar la primera”.

“Con Beethoven en particular hay que tener el coraje de ir hasta el precipicio y, en ese momento donde aparece la ilusión de que uno se desbarranca, dar un paso atrás”, dijo.

“La decisión sobre la velocidad -especialmente pertinente en relación a la quinta sinfonía (un debate habilitado por los calderones que aparecen en la partitura en la cuarta y la octava nota)- es quizá la más importante que debe tomar un intérprete, pero es una decisión que se toma al final cuando ya se conoce la obra de memoria, cuando se maneja la armonía, el ritmo, la melodía y la dinámica de una partitura”, razonó.

Mirá también

Argentino de nacimiento, con familia judía de origen ruso, naturalizado israelí y español, y con la ciudadanía palestina, elpianista y director utilizó el lenguaje musical para establecer uncódigo común sin ignorar diferencias, conflictos ni asperezaspolíticas distantes del hecho artístico.

Daniel Barenboim saluda al público después de dirigir la interpretación de la quinta sinfonía de Beethoven. Foto AFP

Daniel Barenboim saluda al público después de dirigir la interpretación de la quinta sinfonía de Beethoven. Foto AFP

El argentino también es el director de la orquesta DivánEste-Oeste, formada con músicos procedentes de Israel, paísesárabes y España, que se ha convertido acaso en el mayor emblema político del universo musical. “Lucho contra la ignorancia de los israelíes y de los palestinos”, afirma cuando es interpelado sobre el conflicto enMedio Oriente.

La prédica conciliadora del director no fue recibida siempre con la benevolencia que suele acompañar las buenas intenciones. El 7 de julio de 2001 dirigió a la orquesta Staatskapelle de Berlín, que interpretó la ópera de Wagner “Tristán e Isolda” en el festival de Israel celebrado en Jerusalén.

Mirá también

La música del alemán estaba ausente de los recintos públicosdesde la Segunda Guerra Mundial y, por ese hecho, Barenboim fuetildado de “pronazi” y “fascista”, aunque sea difícil encontrarelementos antisemitas entre las partituras wagnerianas.

Hijo de músicos (su padre Enrique y su madre Aída fueron pianistas), Barenboim ofreció su primer concierto público alos 7 años, en Buenos Aires. Inmediatamente fue invitado por el Mozarteum de Salzburgopara continuar sus estudios en esta ciudad, en cuyo reconocidofestival triunfó tres años más tarde. Estudió con Nadia Boulanger e Igor Markevitch.

Barenboim en la Puerta de Brandenburgo, a 30 años de la caída del Muro de Berlín. Foto Reuter

Barenboim en la Puerta de Brandenburgo, a 30 años de la caída del Muro de Berlín. Foto Reuter

Desde entonces fue protagonista del panorama musical de la música clásica al frente de numerosas formaciones: la NewPhilharmonia Orchestra, la Opera de la Bastilla, el FestivalMozart, la Orquesta Filarmónica de Chicago o la Deutsche Staatsoperde Berlín, con un repertorio amplio.

En la fría noche alemana, frente a laPuerta de Brandenburgo, uno de los principales símbolos Berlín y de la Alemania reunificada, Berenboim, de 76 años, volvió a elegir a la música como expresión de pluralidad yentendimiento. La herramienta esta vez fue la Sinfonía Nro. 5 en do menor, op. 67, compuesta por Beethoven en 1804, que desató la ovación del público.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here