Dólares en casa: por el riesgo, se piden más alarmas y hay esperas por cajas de seguridad – Clarín

0
15
Dólares en casa: por el riesgo, se piden más alarmas y hay esperas por cajas de seguridad – Clarín

La fuga más intensa se registró en agosto y septiembre, cuando los ahorristas llegaron a formar largas colas en la vereda frente a los bancos, para llevarse los dólares de sus cuentas: en muchos casos, los ahorros de toda la vida. En octubre la corrida se moderó, pero las extracciones siguieron, en un goteo constante, incluso hasta después de la votación del domingo, por la incertidumbre económica y los temores a una reedición del “corralito”.

En total, desde las PASO, se retiraron US$ 12.990 millones: el 40% de los depósitos en moneda extranjera del sector privado, según el Banco Central. ¿Pero a dónde fue a parar, físicamente, ese dinero? ¿Qué riesgos corre fuera de las cuentas y qué gastos les está generando a las familias tenerlo seguro?

Sucede que, para estos clientes bancarios -muchos, pequeños ahorristas-, la tranquilidad lograda parece haber tenido su contracara en la paz que perdieron por los peligros que implica, ahora, tener los ahorros en el “colchón” o la caja fuerte del hogar. Algo que buscaron aliviar contratando distintos servicios para proteger valores. Principalmente, cajas de seguridad y sistemas de alarmas.

Desde las PASO, la gente retiró de los bancos el 40% de los depósitos en dólares. (Foto: Juano Tesone)

Desde las PASO, la gente retiró de los bancos el 40% de los depósitos en dólares. (Foto: Juano Tesone)

La primera reacción de muchos fue tratar de alquilar, en su mismo banco, una caja de seguridad, para no salir a la calle con los fajos encima. Básicamente, porque estos pequeños cofres blindados, dentro de los tesoros de las sucursales, permiten dejar el dinero a salvo de ladrones y de eventuales “corralitos” y pesificaciones: el contenido es privado y sólo un juez puede ordenar abrirlos.

Pero esto, muchas veces, fue imposible. Primero, porque no todas las sucursales tienen cajas. Segundo, porque donde sí hay, la disponibilidad se redujo al mínimo, en especial la de cajas chicas y medianas (las más accesibles, para pequeños ahorristas). A un punto tal que, en muchos casos, empezaron a anotar a la gente en listas de espera.

Mirá también

“En los bancos de barrio suele haber bóvedas pequeñas, y pasaron a estar 100% ocupadas. Por eso, muchas sucursales comenzaron a mandarnos a sus clientes. En los últimos meses, esa gente incluso vino a consultar por las cajas con sus valores en la cartera o en los bolsillos, y una angustia importante“, contó a Clarín Jorge Gatto, CEO de la compañía de cajas de seguridad no bancarias Hausler.

Esa empresa, fundada en 2014, tiene ya cuatro sucursales. La principal, en pleno centro porteño, tiene hoy lista de espera. Y la de Belgrano, abierta en diciembre, ganó clientes a un ritmo que -según afirman- los “asombró”. “Estamos con una ocupación 30 a 40% mayor a la histórica, según el local. A fines de agosto llegamos a nuestro pico histórico, y eso se mantuvo hasta hoy”, sumó Gatto. 

Creció fuerte la demanda de cajas de seguridad tanto bancarias como no bancarias. (Foto: Hausler)

Creció fuerte la demanda de cajas de seguridad tanto bancarias como no bancarias. (Foto: Hausler)

Esa compañía, en Capital, ofrece cofres desde $ 1.736 por mes. En la mayoría de los bancos, en tanto, las cajas pequeñas y medianas se alquilan a valores entre $ 650 y $ 1.500 al mes, según relevó Clarín.

El Banco Hipotecario, por caso, tiene ahora ocupado el 90% de sus 2.700 módulos, frente al 70% de fines de 2018. “Si bien veníamos con un buen crecimiento este año año, en agosto hubo un pico en las consultas y en la demanda”, comentaron. Y precisaron que hoy las que les quedan están en el Microcentro, Tribunales y en la provincia de Santa Fe.

Las cajas se encuentran en recintos blindados bajo múltiples medidas de seguridad. (Foto: Hausler)

Las cajas se encuentran en recintos blindados bajo múltiples medidas de seguridad. (Foto: Hausler)

En el ICBC, tuvieron un alza en la demanda de cajas del 10 al 15%, y aún mayor en las consultas. Coincidió, dijeron, “con la incertidumbre económica después de las PASO”. Y llevó el nivel de ocupación al 80% en promedio, mientras que en algunas sucursales chicas tienen lista de espera. “Las cajas más pequeñas son las que tienen mayor demanda y, por lo tanto, menor disponibilidad“, detallaron. “Hubo más consultas y más demanda. Fue antes de las PASO y las elecciones definitivas”, sumaron en el HSBC.

En el Banco Ciudad, hoy el 84% de sus 15 mil cajas están ocupadas, frente al 74% de un año atrás. Y, de 23 sucursales con el servicio, sólo 7 tienen lugar. “Este año la demanda aumentó mes a mes, con el pico en agosto y septiembre. En general, en la Casa Matriz (Microcentro) suelen estar casi todas alquiladas, en mayor medida cuando hay incertidumbre económica. Pero en otras sucursales del Microcentro y el Macrocentro quedan cajas, y en barrios como Balvanera, San Cristóbal y Flores”, explicaron. En el Banco Nación, en tanto, indicaron que la demanda -entre sus 50.100 cajas- les subió 2,5% en los últimos 12 meses, frente al 1,6% que había caído el año anterior.

“Colchones” monitoreados

El otro capítulo es el de los ahorristas que eligieron dejar los dólares en su propia vivienda, pero sumando algún sistema de alarmas monitoreadas, con abonos que arrancan en $ 1.000 o $ 1.500 por mes. Eso hizo que las empresas de este rubro también se beneficiaran.

En Prosegur, contaron que este año, pese a la crisis, su venta de alarmas se sostuvo. Y que les crecieron fuerte los pedidos de servicios extra para ampliar la protección básica. Por cada hogar asegurado, revelaron, un 23% más sumó cámaras y un 40% más pidió instalar unas cajas fuertes monitoreadas que alertan en tiempo real al propietario y a la central si alguien intenta abrirlas.

Cajas de seguridad hogareñas con alarma monitoreada. (Foto: Prosegur)

Cajas de seguridad hogareñas con alarma monitoreada. (Foto: Prosegur)

“Notamos un aumento en la demanda, reflejado en un crecimiento del 30% de las ventas del último trimestre“, comentó Santiago Martínez Porras, gerente de Marketing y Productos Masivos de LoJack, sobre su sistema de seguridad para hogares.

Jorge Barragán, gerente de Tecnología e Innovación de ADT, destacó por su parte que las ventas de alarmas les vienen creciendo del 15% al 20% interanual, enfocadas en un nuevo sistema interactivo con cámaras y sensores capaz de enviar alertas con fotos y video en vivo al celular del dueño ante una actividad anormal, por ejemplo, en el placard donde está una caja fuerte. “Hoy es muy común que, al diseñar la instalación, el cliente pida estos desarrollos para proteger los sitios donde guarda valores”, explicó.

Costos y requisitos de la protección

Se estima que los bancos, en todo el país, tienen unas 800 mil cajas de seguridad construidas en sus tesoros. Otras miles están en empresas no bancarias dedicadas al alquiler de cofres seguros para guardar valores. Buena parte de estos espacios hoy están ocupados, tras el masivo retiro de dólares de los últimos meses. Pero, quien busque, aún puede conseguir. Eso sí, deberá cumplir ciertos requisitos y pagar lo que valen.

Las cajas de seguridad de los bancos suelen tener 50 o 60 cm de profundidad, y luego sus tarifas varían en función del alto y el largo. Según relevó Clarín, las más chicas (de 10x15x60 cm), preferidas por los pequeños ahorristas, se alquilan a entre $ 650 y $ 1.100 por mes, mientras que las medianas (de 15x20x30 o 20x30x60) pueden ir desde ese valor hasta los $ 1.700. Y las grandes, superar los $ 2.000.

Lo que suelen pedir las entidades, para que una persona pueda contratarlas, es que sea cliente y con una mínima antigüedad (por ejemplo, de un año), o que contrate un paquete de servicios. Además, mientras unas aceptan el alquiler y el pago por mes, otras exigen abonar al menos un trimestre, un semestre o un año enteros.

La total privacidad de lo que allí se guarda (sin declaración alguna), la custodia permanente y la chance de autorizarle el acceso a distintos familiares con copias de la llave son algunas de las ventajas que los bancos destacan del servicio.

En el caso de las empresas no bancarias, lo que suman como atractivo son medidas extra de seguridad (como la identificación biométrica), seguros con mayor cobertura, contrataciones más flexibles (mensuales y hasta por días) y la chance de acceder a los valores en un horario extendido e incluso durante los fines de semana. A cambio, los costos del alquiler suelen ser mayores.

Cajas de seguridad de la empresa Ingot

Cajas de seguridad de la empresa Ingot

En compañías de este tipo -como Hausler, que tiene 12 mil cajas; o su competidor Ingot, lanzado este mes-, se necesitan en Capital al menos $ 1.500 por mes para poder acceder a los cofres más pequeños.

Para quienes eligen guardar los ahorros en su propia casa, las empresas de seguridad electrónica y alarmas también disponen de diferentes opciones y precios para proteger viviendas particulares. En estos casos, lo que hay que prever es un precio inicial de instalación, que puede ser elevado, y luego abonos de al menos $ 1.000 a $ 1.500 por mes por el servicio de monitoreo y asistencia.

Mirá también

En ADT, por ejemplo, contaron que la instalación de su nuevo sistema de seguridad interactivo para hogares puede costar entre $ 2.500 y $ 6.000, según la cantidad y la complejidad de los equipos que se requieran. Luego, agregaron, el cliente deberá pagar entre $ 1.500 y $ 2.000 por mes.

En el caso de Strix, de LoJack, la empresa no cobra el costo de instalación de su sistema de alarma con alertas a distancia y la chance de ver el hogar en vivo desde el celular. El servicio, dijeron, tiene un costo mensual que “ronda los $ 1.800”.

Prosegur, en tanto, promociona un servicio pensado especialmente para proteger valores: una “caja de seguridad monitoreada” que se conecta a la alarma del hogar y notifica al cliente y a la Policía ante intentos de robo. El costo inicial es de $ 14.000 por el kit básico de alarmas más $ 8.200 de la caja. Y este agregado suma al servicio básico unos $ 300 cada mes. “Ante las listas de espera en los bancos para acceder a este tipo de seguridad, es una opción rápida, económica y segura para resguardar ahorros”, afirmaron.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here